Cocer alcachofas

Alcachofas cocidas perfectas

Aquí viene un nuevo “imprescindible” de MMYSC: cómo cocer alcachofas. El que piense que es meterlas en agua hirviendo un tiempo con un poco de sal se equivoca, ya que esta verdura se oxida con mucha facilidad y si no llevamos a cabo la técnica que os voy a explicar, se pondrían negras y muy feas.

¿Qué son las alcachofas?

Por si no lo sabía las alcachofas son en realidad una inflorescencia inmadura, es decir es una flor que se corta en medio de su desarrollo. La planta de la alcachofa puede vivir varios años gracias al sistema radicular que posee, que acumula reservas para que brote cada temporada. Está formada por varios tallos sobre los que aparecen las alcachofas, que son las inflorescencias inmaduras, antes de abrirse. En países cálidos, durante el verano, la parte aérea de la planta se seca y rebrota nuevamente gracias a las reservas del rizoma.


Esta receta para cocer alcachofas es la base para luego usarlas en cualquier preparación. Dado su intenso sabor, para mí la mejor es a la plancha con un poco de sal, y ya está! También se pueden freír o meter al horno, añadirlas a una salsa, pero para ello no es imprescindible cocerlas primero.

Para los y las que estéis a dieta o os preocupéis por vuestra salud, que sepáis que esta verdura es rica en esteroles, que limitan la absorción de colesterol por parte del intestino. Además son muy ricas en cinarina que es una sustancia que protege el hígado.

El tiempo para cocer las alcachofas varía un poco en función del tamaño. Generalmente para una alcachofa de tamaño normal (como una pelota de tenis o algo más pequeña) se debe dejar cocer unos 25 minutos en una olla normal. Lo mejor es pincharlas con un cuchillo a los 20 minutos y comprobar que estén tiernas.

Para cocer las alcachodas en una olla express estará unos 15 o 16 minutos.

Receta de Cocer alcachofas

Alcachofas cocidas perfectas

Ingredientes

  • Alcachofas
  • Agua
  • Sal
  • Perejil
  • 1 limón
Tiempo: 30 minutos
Rendimiento: para 2 personas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (31 votos, promedio: 3,23 de 5)
Cargando…
  1. Lo primero que hay que hacer es preparar un bol o una fuente con agua, perejil y el zumo de un limón. Mientras vamos pelando las alcachofas, las vamos sumergiendo en este agua y así no se nos oxidan.
  2. Ponemos un caldero con agua sal y perejil a hervir.
  3. Pelamos las alcachofas quitando las hojas externas hasta que lleguemos a las más tiernas. Las reconoceremos porque son más blancas y finas.
  4. Después con un cuchillo cortamos las puntas de las hojas, ya que están negras, así como la punta del tallo. También pelamos el tallo, sacando un color más clarito. Cada vez que pelamos una, la sumergimos en la mezcla de agua y perejil.
  5. Cuando la tengamos todas, las metemos en el caldero y colocamos un plato encima (si no tenéis rejilla especial para esto), para que no floten y no estén en contacto con el aire. Si no, en el tiempo de cocción se oxidarían también.
  6. Pasados unos 20 minutos, las apartamos las alcachofas del fuego y las dejamos enfriar en el mismo agua, no las sacamos.

Para guardar las alcachofas cocidas lo mejor es en su propia agua de cocción o en aceite siempre en la nevera. Así no estarán en contacto con el aire y no se oxidarán.

Publicado por

Me llamo Leo. Soy arquitecto, diseñador y amante de la gastronomía. No puedo estar quieto, siempre estoy leyendo, investigando o hablando de cosas relacionadas con la cocina. Me encanta Asia y ver películas con algo que se pueda comer con las manos. No soporto un cafe mal servido y el pescado, cuanto más lejos del fuego mejor.

Categorías: Entrantes, Ensaladas y Guarniciones, Receta, Trucos | Etiquetas: , | | publicado por