Cómo hidratar y conservar los tomates secos

Queridos amigos! Hoy os llego con un «cómo se hace» para ilustraros y enseñaros a integrar los tomates secos en vuestros platos. Si sabéis cómo hidratar y conservar los tomates secos, los tendréis siempre a punto para usarlos. A mi me encantan en multitud de platos, como las ensaladas o la pasta. Combinan perfectamente en tostas y aperitivos, incluso con pescados. En Italia hasta se preparan patés para untar en tostadas.
Si no sabéis qué es un tomate seco, simplemente se trata de un tomate maduro que lo han dejado al sol para secarlo. Se parte en dos y se coloca con la piel hacia arriba, de modo que a lo largo del primer día pierda hasta el 70% del agua que contiene. El proceso dura alrededor de 4 días y cuando finaliza se obtiene algo parecido a una uva pasa con un intensísimo sabor a tomate. Los tomates secos son otra forma de conservar los tomates, igual que la passata de pomodoro, para poder disfrutar de este fruto todo el año.

¿Quieres saber como hacer tomates secos?

Si quieres probar a hacerlos en casa sólo tienes que comprar unos tomates maduros, partirlos por la mitad a lo largo y colocarlos pepitas arriba sobre una bandeja. Espolvoreas con sal y los cubres con una tela de mosquitera. Ponéis la bandeja en el exterior durante el día. En un sitio donde tengáis sol casi todo el día. Por la noche los guardáis dentro de la cocina y repetís el proceso al menos durante una semana.

Tomates secos hidratados

Para hidratar y conservar tomates secos se necesita:
Tomates secos
Agua
Ajos
Tomillo y orégano
Sal
  1. Calentar agua en un cazo a fuego medio y agregar los tomates secos. Mantenerlos en el agua sin hervir durante 10 minutos o hasta q estén tiernos.
  2. Mientras picamos finamente un par de dientes de ajo y, junto con las hierbas y la sal, lo echamos en un tarro de cristal limpio.
  3. Una vez hidratados los tomates secos los escurrimos y los dejamos enfriar.
  4. Agregamos los tomates al tarro y cubrimos con aceite.
  5. Cerramos el tarro con su tapa correspondiente y así los podremos conservar sin abrir por lo menos unos 3 meses.

Con eso tendremos los tomates secos hidratados para emplearlos en cualquier momento. Espero que los disfrutéis tanto como yo o por lo menos la mitad, jeje. Un abrazo!

Publicado por

Me llamo Leo. Soy arquitecto, diseñador y amante de la gastronomía. No puedo estar quieto, siempre estoy leyendo, investigando o hablando de cosas relacionadas con la cocina. Me encanta Asia y ver películas con algo que se pueda comer con las manos. No soporto un cafe mal servido y el pescado, cuanto más lejos del fuego mejor.