Scones ingleses auténticos

Prepara unos deliciosos scones ingleses

Buenos días amigos lectores! Aquí llega la receta de scones ingleses, perfecta para sorprender a cualquiera en un desayuno y dejar a todos en casa boquiabiertos! Los scones los toman los ingleses a la hora del té y lo acompañan de “clotted cream” (nata con un 60% de materia grasa al baño maría) y mermelada. En España es complicado encontrar la nata para hacer esta crema, llamada nata doble (ya que contienen el doble de grasa que la habitual)

Os aseguro que la primera vez que hagáis estos bollitos os convertiréis en auténticos adictos, y sólo desharéis que llegue el sábado para prepararlos e incluso inventar con ellos. Dado que es una masa muy sencilla y básica para empezar en el mundo de la bollería casera, podéis usar esta receta para probar cosas nuevas y añadirle pasas, chocolate, trozos de fruta, o incluso una cucharada de mermelada en su interior. Además no se trata únicamente de bollos pensados para comerlos dulces, así que probar un día con jamón york, queso, etc…

Los sones tienen un alto contenido en mantequilla y el resultado debe ser como con trozos casi apelmazados (nada de una masa homogénea y suave). De hecho los ingleses dicen que cuanto menos amases con las manos mejor, es decir, darle vueltas con una chuchara, que quede todo bien mezclado (pero no demasiado) y punto!

scones ingleses

Ingredientes para unos 10 scones:
225gr de harina
55gr de mantequilla en pomada
150ml de leche
25 azúcar
10 gr de polvos de hornear (baking powder)
una pizca de sal

En primer lugar se mezcla con las manos bien la mantequilla con la harina, hasta que nos quede una textura parecida a arena.  Después agregamos el azúcar la sal y la levadura y volvemos a mezclar. Ahora es el momento de inventar y añadir lo que os apetezca. Seguidamente añadimos la leche y mezclamos con una chuchara sin mucho esmero los ingrediente. Dejamos reposar 30 minutos y mientras precalentamos el horno a 200º.
Hacemos una bolas del tamaño de una pelota de golf y las aplastamos un poco sobre la bandeja de horno. Os recomiendo usar papel sulfurizado para asegurarnos que no se peguen! Introducimos la bandeja en el horno sin abrirlo durante 15 minutos. Los sacamos, dejamos que se enfríen un poco y se abren por la mitad con la manos poniendo dentro un poco de clotted cream, mantequilla, nata montada, mermelada o lo que más les guste… Estos scones ingleses os dejarán sin palabras…
Comer en scones en Madrid acompañados de clotted cream es posible en una bonita cafetería de la calle Santa Engracia que se llama Living in London, os la recomiendo, en especial por la tienda de productos alimenticios de la entrada!

Publicado por

Me llamo Leo. Soy arquitecto, diseñador y amante de la gastronomía. No puedo estar quieto, siempre estoy leyendo, investigando o hablando de cosas relacionadas con la cocina. Me encanta Asia y ver películas con algo que se pueda comer con las manos. No soporto un cafe mal servido y el pescado, cuanto más lejos del fuego mejor.