Alcachofas a la plancha

Para mí, preparar así las alcachofas a la plancha, es siempre un acierto para ponerlo como primer plato en cualquier momento y con cualquier invitado. Son una verdura con una cantidad de sabores tan alta, que ellas solas se valen para sorprender! Son dulce, acidas, fuertes y delicadas a la vez…

Las alcachofas son una de esas verduras de temporada, es decir, que si las encontráis en veranos por ahí, probablemente sean congeladas o no provengan de España.  La diferencia entre una alcachofa fresca y de temporada con una congelada es abismal. Os invito a que hagáis esta receta en casa de alcachofas a la plancha y nada más para que os deis cuenta.

El punto de las alcachofas a la plancha es simplemente, que una vez cocidas, les demos un aportemos un poco de caramelización, gracias a la reacción de Maillard. Para ello, con la plancha bien caliente, las alcachofas se nos dorarán y adquirirán nuevos matices y sabores.

Alcachofas plancha

Para hacer alcachofas a la plancha

Receta de Alcachofas a la plancha

Ingredientes

  • 8 alcachofas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal en escamas
Tiempo: 20 minutos
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Alcachofas plancha

  1. Una vez hayamos cocido las alcachofas como os he enseñado, las partimos a la mitad.
  2. Calentamos una sartén a guefo fuerte y las ponemos con la parte plana hacia abajo con una gotita de aceite de oliva.
  3. Dejamos que se doren bien. El tiempo depende de cuanto os gusten de crujientes. A mí bastante!
  4. Las sacamos, las ponemos poca arriba y las aliñamos con un poco de aceite del bueno bueno y sal en escamas…

Os aseguro que no necesitan nada más estas alcachofas a la plancha, son espectaculares!

Publicado por

Me llamo Leo. Soy arquitecto, diseñador y amante de la gastronomía. No puedo estar quieto, siempre estoy leyendo, investigando o hablando de cosas relacionadas con la cocina. Me encanta Asia y ver películas con algo que se pueda comer con las manos. No soporto un cafe mal servido y el pescado, cuanto más lejos del fuego mejor.